El lugar donde amo

Subido el 15 de abril de 2010 en la Categoria Familias Cristianas por

LA SOMBRA: La dificultad de amar y ser esposos La crisis de la fidelidad.

Son muchas las heridas que dejan las tragedias familiares. Asistimos a un dramático incremento de los divorcios, de la violencia en las relaciones humanas, de la debilidad y del miedo al compromiso.

Realización personal y fidelidad

Subido el 22 de febrero de 2010 en la Categoria Familias Cristianas,Relaciones por

Este es un binomio difícil de relacionar. La relación matrimonial ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Se ha hecho más personal; la objetividad de la institución ha cedido terreno a favor de la subjetividad. La relación de pareja es una forma de realización personal. Pero tiene su lógica propia. De ahí su dificultad. ¿Cómo ser fiel al cónyuge siendo fiel a mi mismo? ¿Cómo unificar estas dos fidelidades que son, de suyo, distintas pero inseparables? Podemos describir tres clases de fidelidad, de consistencia y valor desigual:

La Familia, lugar donde creo

Subido el 22 de febrero de 2010 en la Categoria Familias Cristianas por

LA SOMBRA: La dificultad de transmitir la fe en la sociedad actual

En España casi el 90% de los niños son bautizados, solamente el 70% reciben la primera comunión y no más del 40% reciben la confirmación. Y lo que es todavía más significativo y más grave, solamente el 5% de los jóvenes entre 15 y 30 años participan asiduamente en la Misa dominical.

¿Qué es lo que ha pasado en el camino?

La experiencia de los Talleres de Abuelos

Subido el 12 de diciembre de 2009 en la Categoria Familias Cristianas,Relaciones por

abuelo

 

“Los abuelos podemos ser algo más que simples “canguros” y ayudar a los padres.

Y decimos AYUDAR, nunca sustituir, pues la presencia de los padres y su responsabilidad en la educación y en la formación de los hijos, resulta insustituible.”

¿Idolatría de pareja?

Subido el 23 de octubre de 2009 en la Categoria Familias Cristianas,Relaciones por

Nos cuentan los sociólogos que actualmente se espera mucho de la relación de pareja. Hay quien espera del cónyuge nada menos que la felicidad; se casa para ser feliz; pero se da por supuesto que ser feliz es recibir la felicidad; espera que el cónyuge traiga la felicidad. Y no se responsabiliza de hacer lo que depende de él para que el cónyuge sea feliz.

Cuando se espera del cónyuge la satisfacción de las propias carencias y necesidades, se está generando una fuente permanente de frustración. Es una forma de convertir el cónyuge en un ídolo. Y los ídolos exigen los sacrificios, y al mismo tiempo defraudan, dejan al descubierto el propio vacío.

Una familia ¿corriente?

Subido el 12 de febrero de 2009 en la Categoria Familias Cristianas,Relaciones por

La nuestra, es una familia que podríamos calificar de lo más corriente. Hace ya 19 años que nos casamos y Dios nos ha bendecido con dos hijos, varón y hembra, que tienen respectivamente 14 y 11 años. Nuestra vida es una vida que también podríamos calificar de corriente, cada uno se dedica a sus ocupaciones, mi mujer imparte docencia en un colegio religioso, mis hijos disfrutan aún de su etapa escolar, y yo, por mi parte, tengo que “batirme” a diario en una casi “cruenta” batalla en el ámbito laboral, ejerzo la profesión de Abogado prestando servicios en una empresa.