Padres y padrinos

Posted on diciembre 23rd, 2012 in Dimensiones Pastorales,Los padres y el bautismo by

¿Por qué los padres deben elegir unos padrinos para el bautismo? En principio, eso de los padrinos parece un buen invento que nos permite quedar bien con familiares y amigos, a la vez que sirven de compañía en la ceremonia y en la celebración. Además, seguramente durante los diez o doce primeros años del niño, suelen ser fuente de generosas propinas y regalitos para el “ahijado”.

Pero su significado es mucho más profundo que la caricatura que he dibujado. La función de los padrinos está íntimamente ligada a la de los padres, como una prolongación de ellos que, en casos extremos puede dar lugar a una verdadera sustitución de los mismos y tiene su fundamento en llevar a cabo la Iniciación cristiana del niño, que no es otra cosa que el “itinerario hacia la maduración de la fe” (os recuerdo que las frases entrecomilladas son citas textuales del nuevo Directorio para la Iniciación Cristiana de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz). El hecho de regalar a mi hija hace unos días un ejemplar del Youcat, el catecismo para jóvenes, lo considero plenamente integrado en ese proceso de iniciación cristiana, que comenzó cuando depositamos en ella la semilla de la gracia con el Bautismo, y hemos estado mimando la planta directamente en sus primeros años, hasta la edad de dieciséis, más o menos, con nuestra palabra, nuestro ejemplo y con la Eucaristía y la Confirmación que completaron su proceso de Iniciación cristiana. No cabe duda de que a partir de ahí hemos seguido cuidando esa planta, ya frondosa; lo hacemos sin bajar la intensidad, pero de otro modo, impuesto por la distancia y, sobre todo, por imperativo de la libertad personal de ella, que nos hace reconocer su autonomía. Pero aún así nuestras intervenciones, que se dan en un plano discreto, siguen intentando restablecer y crear vínculos con la fe que le transmitimos de pequeña. Y no sólo eso: también le vamos proporcionando los elementos sustanciales (el Youcat, por ejemplo) que, en su momento, le ayude a regenerar ese tejido creyente, que ha sufrido cambios radicales a lo largo de la adolescencia y juventud.

La elección de padrinos no es, pues, solo un acto social, ni un asunto menor cuando preparamos el bautismo de nuestro hijo. Si no hubiéramos podido realizar con nuestra hija la tarea antes comentada, ¿quién, sino los padrinos, se hubieran hecho cargo?

Desde este punto de vista sin duda serán perfectamente comprensibles los requisitos que deben reunir los candidatos, entre los que señalamos: ser mayor de dieciséis años y consciente de la responsabilidad del nombramiento, estar confirmado, llevar una vida congruente con la fe y la misión que va a desarrollar. A veces sucede que alguno de quienes deseamos que sea padrino (o madrina) no reúne alguno de los requisitos. Sugiero para estos casos mantener un diálogo sincero con el sacerdote, pues seguro que del resultado del mismo lo veremos todo más claro. En todo caso, aquella persona podría asistir al bautismo del niño en calidad de “testigo”. Por poner un ejemplo que sucedió en mi entorno inmediato, en una ocasión tuve que decir de forma clara a los padres que aquellas personas que habían elegido –seguramente excelentes personas- no podían ser los padrinos del bautizo del niño por la sencilla razón de que profesaban una religión totalmente distinta a la católica. Tal vez molestó la advertencia, pero después de recapacitar, me hicieron caso y eligieron a otros. Así, pues, entenderemos perfectamente que el requisito básico del padrino será que profese la fe católica (hay excepciones con la ortodoxa, por ejemplo); de lo contrario su principal misión, la transmisión de la fe en caso de necesidad, queda anulada ya que nadie puede dar lo que no tiene.

Por último, una breve alusión a la preparación de padres y padrinos para la celebración del sacramento. Habrá quienes estén plenamente preparados y estimen que ya lo saben todo. Otros, necesitarán cierta ayuda. Pero a todos, padres y padrinos, nos vendrá muy bien unas sesiones en las que se explique “el significado de los ritos” y se brinde la oportunidad de renovar la vivencia de la fe, y –según las posibilidades de la comunidad parroquial- se anime a la incorporación al proceso catequético de adultos. Además, será un tesoro la asistencia, como padres o padrinos, de miembros activos de la comunidad cristiana.

7 Responses to 'Padres y padrinos'

Subscribe to comments with RSS or TrackBack to 'Padres y padrinos'.

  1. Juanfran said,

    on enero 19th, 2013 at 11:11

    Me parece un artículo muy bueno, que en pocas palabras explica muy bien la labor de ser padrino.
    Enhorabuena tío.

  2. Àngel said,

    on enero 19th, 2013 at 16:36

    Querido Juan Santiago: un artículo muy ilustrador. El padrino para mí es casi como un padre en la fe, un consejero que complementa la labor de los padres.
    Es una lástima que al final termine siendo una forma de quedar bien y el padrino acabe desentendiéndose del ahijado una vez va avanzando en su edad.

  3. FLORENTINO CALLEJO DEL CASTILLO said,

    on enero 20th, 2013 at 23:22

    Pues que muy bien. Las cosas importantes hay que hacerlas atendiendo muy bien a lo que se hace. Muy bien resumido. Y muy aclaratorio. En los temas de Fe no se trata de quedar bien. Saludos


  4. on enero 21st, 2013 at 21:23

    Interesante anticulo
    Desgraciadamente si lo padrinos no son verdaderos creyentes y practicantes, esto se queda en un mero requisito a cumplir.
    En tiempo, cuando los padres fallecían los padrinos se solían hacer cargos de su ahijados para educarlos y criarlos.
    Saludos. José Luis

  5. Juan Santiago said,

    on enero 22nd, 2013 at 22:37

    Me alegro haber conectado con todos los que, hasta ahora, habéis puesto un comentario. La verdad es que va siendo hora de que vayamos despabilando modorras y caminos muy trillados. Debemos comenzar una tarea más difícil y también más gozosa. La Nueva Evangelización. Gracias.

  6. Mini said,

    on enero 23rd, 2013 at 7:48

    Ayer asistimos al curso prebautismal donde nos explicaron la importancia de ser padrinos. Hoy leo este artículo que lo resume todo tan requetebién. Estamos deseando presentar a nuestra niña a la Comunidad Cristitana el próximo 9 de febrero. Nos dijeron en el curso que celebremos cada año esa fecha con nuestra hija. Lo apuntaremos en el calendario para que así sea. Un beso papá.

  7. Paco said,

    on enero 29th, 2013 at 0:43

    Hola Juan.
    En cuanto a tu articulo, magnificamente has explicado que los padrinos deben revestir ciertas cualidades, y en el fondo lo comparto, lo único que se me ocurre sugerir es que muchas familias viven un catolicismo muy laico y poco practicante, por lo que para asegurar la formación que exiges a los padrinos habría que impartir cursillos digamos “prebautismales”. El problema es que si se es tan exigente con la formación de los padrinos, habrá familias en las no podrías elegir a ninguno para esa labor, y tendrías que recurrir a extraños al entorno familiar más cercano.

Post a comment