El hijo ante ante el divorcio y el nuevo matrimono de sus padres

Posted on febrero 24th, 2013 in Dimensiones Pastorales,En la ruptura conyugal by

Ante el divorcio de los padres, los hijos mantienen durante tiempo la esperanza de su reconciliación.

Los estudios señalan como numerosos niños siguen esperando la reconciliación de sus padres durante 2, 3 4 e incluso 6 años después de la separación o divorcio.

El deseo de reconciliación se hace más evidente cuando existe buena comunicación entre los padres. Esta esperanza de reconciliación se hace presente en el corazón y la cabeza del niño.

Hasta el momento en que tiene lugar el divorcio, los hijos han pasado toda su vida con el padre y con la madre. Han captado durante todo ese tiempo que necesitan de ambos progenitores: cada uno de ello sirve a la familia y cada uno de ellos satisface apetencias emocionales distintas. La idea de vivir permanentemente sin alguno de ellos los asusta por lo menos hasta que se acostumbran al divorcio de los padres y sus consecuencias. Los hijos de padres divorciados experimentan la necesidad de tener un padre y una madre, todos los días, como la mayoría de compañeros de su clase.

Existe otra importante razón, los niños intuyen que tienen elementos tanto físicos como psíquicos de ambos progenitores.

Ante estas necesidades de los hijos, los cuales tienen un marcado sentido de lealtad hacia ambos, los padres deben demostrar un mutuo y reciproco respeto en sus palabras y en sus hechos.

Cuando ante el niño se presenta el hecho de un nuevo matrimonio o nuevas amistades del padre o de la madre, aparece un nuevo cuadro de angustia en el hijo, que ve como sus esperanzas de una reconciliación de los padres, desaparece.

No hay que involucrar demasiado a los hijos con las nuevas amistades o parejas, hasta que no se tenga la certeza de que se trata de una nueva relación cierta y permanente.

Si uno de los padres decide casarse de nuevo, no debe pedirle permiso a su hijo, sino informarle y ayudarle a superar el conflicto ocasionado ante la nostalgia del hijo por la pérdida de esperanza del retorno del padre o madre biológicos, pero también esta nueva situación puede despertar el deseo de recuperar en esa nueva persona la figura cercana perdida.

SI ES IMPORTANTE PREPARAR A LOS HIJOS ANTE EL DIVORCIO, TANTO MÁS O IGUAL HAY QUE PREPARARLOS ANTE UN NUEVO MATRIMONIO.

Post a comment